La deshidratación es frecuentemente ocasionada por un desequilibrio entre el agua y los electrolitos en el cuerpo.

Algunas de las principales razones son: diarrea, vómito, sudor, calor, fiebre, insolación.