¿CÓMO PREVENIR A TIEMPO

LA DESHIDRATACIÓN POR DIARREA O VÓMITO?

0719_AB_PE_ICONOSASSETS ICONOS AZULES Y ROJOS CHICOS2-11

Para ayudar a una mejor hidratación, dale Pedialyte® SR con 60 mEq de sodio

 

 

Consulta la dosificación sugerida en la etiqueta del producto

0719_AB_PE_ICONOSASSETS ICONOS AZULES Y ROJOS CHICOS2-12

No dejes de alimentar a tu hijo

0719_AB_PE_ICONOSASSETS ICONOS AZULES Y ROJOS CHICOS2-13

Rehidrátalo lentamente con Pedialyte® SR con 60 mEq de sodio

 

 

Verifica que el número 60 este en el frasco

 

0719_AB_PE_ICONOSASSETS ICONOS AZULES Y ROJOS CHICOS2-19

No le des dulces, gaseosas, jugos, ni bebidas hidratantes para deportistas

0719_AB_PE_ICONOSASSETS ICONOS AZULES Y ROJOS CHICOS2-10

No dejes de darle líquidos por temor a provocar más diarrea o vómito

 

RECOMENDACIONES DE EXPERTOS

El cuerpo no solo necesita agua cuando se trata de rehidratarse, por eso, a la hora de atenderla en casa es clave contar con las soluciones adecuadas y reaccionar pronto. Los bebés, los niños más pequeños, los adultos mayores y las personas enfermas son la población más vulnerable frente a una deshidratación.

Cuando un niño tiene vómito, diarrea o los dos síntomas juntos puede deshidratarse muy fácilmente, pues la velocidad a la que pierde los líquidos es más rápida que aquella a la que los recupera, si la deshidratación no se trata a tiempo, puede causar incluso la muerte.

¿Qué hacer para devolver al cuerpo los líquidos que necesita y evitar consecuencias graves?

Estas son las ocho recomendaciones básicas de los expertos.

1. Comenzar a rehidratar al niño ante las primeras pérdidas de líquidos por cuenta del vómito y la diarrea. Es importante evitar que el problema avance, porque la deshidratación grave puede causar complicaciones renales, cardiacas o respiratorias. También puede producir la muerte.

2. Una regla comúnmente conocida es que por cada evacuación o vómito se debe de brindar de taza a 1/2 taza de soluciones de rehidratación oral como Pedialyte® SR para evitar deshidratarse más.

3. No darle a beber al niño solo agua porque esta no contiene las sales necesarias para evitar una deshidratación.

4. No trates de rehidratar con ningún tipo de gaseosas ni bebidas deportivas para rehidratarse, azucaradas o juguitos de caja. El azúcar puede aumentar la diarrea y el vómito con lo cual el niño perder más líquidos y se generará el efecto contrario al deseado.

5. Si el bebé toma leche materna, continuar con la lactancia en tomas más seguidas. La leche materna tiene todo lo que el pequeño necesita. Llevar al niño a urgencia si la diarrea no disminuye en tres días, si el niño vomita repetidamente más de tres veces en una hora y, también cuando la sed no se calma con el suero oral o si no recibe líquidos o no come nada. Sin embargo, si presenta diarrea con sangre es necesario llevarlo a consulta inmediatamente.

6. Prestarle atención a síntomas como reducción de la elasticidad de la piel y los ojos hundidos, falta de orina, si el niño llora sin lágrimas y tiene su boca seca. Es de gravedad cuando existe una pérdida parcial del conocimiento, pulso rápido y débil o extremidades frías y húmedas ya que en estos casos se debe acudir inmediatamente a urgencias.

7. No medicar al niño sin autorización del profesional de la salud, es él quien debe recetar los medicamentos cuando son necesarios.

8. Siempre consulta al profesional de la salud ante cualquier duda.